logotipo

Enfermedades diarreicas provoca deshidratación.

La diarrea es un síntoma de infección del tracto digestivo ocasionada por virus, bacterias o parásitos que se adquieren al consumir agua, alimentos contaminados, o de una persona a otra por una higiene inadecuada, por vía fecal-oral (ano-mano-boca).

Existen 3 tipos clínicos de enfermedades diarreicas: acuosa aguda, que dura varias horas o días; con sangre aguda, también llamada diarrea disentérica o disentería y la persistente, que llega a durar 14 días o más.

La diarrea se caracteriza por evacuaciones frecuentes de heces sueltas o líquidas, con una pérdida de sales --electrolitos como el sodio, cloruro, potasio y bicarbonato--, importantes para mantener el estado de hidratación.

Precisamente, la deshidratación es consecuencia de las enfermedades diarreicas, puede ser leve, moderada o grave de acuerdo a la cantidad de líquido corporal que se pierda. Los bebés, los niños, los adultos mayores y los enfermos tienen mayor probabilidad de deshidratarse.

Los síntomas de deshidratación son: boca reseca, letargo, ausencia de lágrimas, ojos hundidos, ausencia o disminución de la orina.

Durante una enfermedad diarreica es importante tomar líquidos frecuentemente, así como los polvos para preparar con electrolitos como el Vida Suero Oral son muy efectivos para evitar una deshidratación grave.

  • Comentarios

0 Comments:

Scroll to Top