logotipo

Buenas respuestas para malas excusas que invitan a saltarte el gimnasio

Cuando no queremos ir al gimnasio nuestra imaginación vuela e inventa todo tipo de excusas para evadir nuestro compromiso con la elíptica. Sin embargo, cada excusa debe ser oportunamente desmontada para cumplir con nuestros objetivos de entrenamiento...

Te ofrecemos algunas buenas respuestas que debes tener listas en tu cabeza cada vez que tu boicoteador interior empiece a enviar mensajes para que te saltes el gimnasio.

1. Ya no llegas a tu clase preferida. Si has tenido un día ajetreado y no llegas a tiempo aprovecha la oportunidad para entrenar con algo nuevo en el gimnasio. Quizás haya llegado el día de probar esa clase de spinning que llevas años postergando o la nueva máquina que ha comprado el gimnasio.

2. No vayas, estás resfriada. Es cierto que no es el mejor estado para correr en la cinta, pero una tabla de ejercicio menos intensa te ayudará a descongestionar y a superar el resfriado. Por otra parte, el sistema inmunológico saldrá fortalecido y te enfrentarás al virus en mejores condiciones. El resfriado durará menos porque si eliminas líquido por el sudor y la orina.

3. Tu teléfono está muerto y no tienes tu play list de entrenar. ¡Es un verdadero trastorno, no o vamos a negar! Pero aún no te vayas a casa, piensa en todo el tiempo que has invertido en llegar al gym. No habrá dos días iguales, así que aprovecha este día sin cascos para socializar en el gimnasio o para enterarte de qué va el hilo musical. También puedes aprovechar para pensar con tranquilidad sobre algo que te preocupa o para entrenar concentrando tu pensamiento en algún grupo muscular en concreto.

4. No tienes tiempo. ¡No llegas! Piensa en el ejercicio como una inversión en tu persona. Además de entrenar la musculatura y el esqueleto, te servirá para aliviar el estrés y limpiar la mente para empezar de nuevo. Precisamente en los días de más estrés más beneficios sacarás del gimnasio.

Fuente: mujerhoy

  • Comentarios

0 Comments:

Scroll to Top