logotipo

Accesibilidad Universal, eje de la nueva Agenda Urbana.

La Accesibilidad Universal es la piedra angular para eliminar no solo los obstáculos físicos, sino también los paradigmas sociales.

Sandra Jiménez Loza es una de las más importantes activistas en favor de los derechos de las niñas y los niños de México. De hecho, su labor por los pequeños le valió ser propuesta, en el año 2005, para el Premio Nobel de la Paz.

De niña quería ser actriz, pero terminó dirigiendo. Es propietaria de la casa productora Rodando Producciones y su primer documental Frágiles por fuera, fuertes por dentro, fue premiado en el Festival de Colima en 2010. Mientras usted lee estas líneas, ella prepara su primer largometraje.

Es una joven promesa de la literatura mexicana. Con apenas 12 años escribió Si yo puedo, ¿tú por qué no?

Es conferencista del programa TEDx@MexicoCity y ha compartido sus ideas en foros como la X Convención de los Derechos de la Niñez en Ginebra, Suiza, o el Foro Infantil de la ONU, en Nueva York.

Ahí expuso: “Un niño que crece siendo consciente de sus derechos y los sabe defender, se convierte en un adulto que respeta y defiende los derechos humanos. Hablar de los derechos de los niños es hablar de los derechos de todos”.

Y todo esto, antes de cumplir los 30 años.

Pero un pequeño detalle cambió su vida: de recién nacida, debido a una insuficiente oxigenación, Sandra desarrolló parálisis cerebral.

Esa condición, no obstante, nunca la detuvo. Nunca recibió un trato diferente de su familia; sus dos hermanas nunca dejaron de jugar algo porque ella no pudiera o estuviera impedida.

Más tarde, una ruptura amorosa le representó un quiebre y una luz.Decidió entonces crear el proyecto “Más allá de las apariencias” para demostrar que lo importante es lo que podemos compartir con los demás y que vive en nuestro interior.

“Vivimos en un mundo que te invita más a ser espectador que a ser protagonista. Pero yo les propongo que nos convirtamos en protagonistas apasionados, de esos que te emocionan y te inspiran, que te tienen al filo del asiento y te comparten la pasión por un sueño”, señala en sus conferencias.

En días pasados, Sandra acompañó a funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), al evento “Fortaleciendo a la inclusión” Encuentro Nacional de Organismos en Pro de la Discapacidad y a la firma de un convenio entre el Gobierno del Estado de México y el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de Personas con Discapacidad (CONADIS).

Ahí habló de esas acciones que para muchos cuentan poco pero que representa uno de los principales ejes de la Nueva Agenda Urbanaimplementada por el Presidente Enrique Peña Nieto a través de la SEDATU: la Accesibilidad Universal.

Es decir, que todos los espacios del país sean accesibles a personas con discapacidad o alguna limitante física, permanente o temporal.

“La Accesibilidad Universal —dijo entonces— es la piedra angular para matar no solo los obstáculos físicos, sino también los paradigmas sociales que tanto daño le hacen a la inclusión real de las personas con discapacidad. Porque se nos olvida ver antes a la persona y sus capacidades, que al accesorio que la acompaña”.

Y dejó entonces una profunda reflexión a todos los asistentes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), todos viviremos entre seis y ocho años con alguna discapacidad y será necesario emplear accesorios, desde bastones hasta sillas de ruedas, debido al deterioro natural de nuestro cuerpo.

Dicho de otra forma: Todos, algún día, de alguna u otra manera, viviremos con discapacidad.

“Entonces yo los invito a preguntarnos:¿Cómo quieres que te vean cuando te toque? ¿Cómo quieres que te traten? ¿Cómo quieres vivir tu periodo con discapacidad?”.

Algo para meditar con todo detenimiento

  • Comentarios

0 Comments:

Scroll to Top