logotipo

Camp Nou despide a un grande; Xavi dice adiós al Barcelona

Barcelona.- Los aficionados del Camp Nou homenajearon a Xavi Hernández, que disputó su último partido de Liga con la playera del Barcelona, ante el Deportivo La Coruña, con un inmenso mosaico en dos de los tres graderíos del estadio.

"#6RACIESXAVI, 17 temporadas (1998-2015)", se pudo leer en un inmenso mosaico situado en la grada lateral del templo azulgrana, con un dibujo del centrocampista vestido con la camiseta del Barcelona.

Además, se instaló una lona fuera del terreno de juego con otro "#6RACIESXAVI", la etiqueta que escogió el club azulgrana para que los internautas se despidan de Xavi a través de las redes sociales.

El mensaje dedicado al virtuoso centrocampista, que la temporada próxima jugará en el Al-Saad de Qatar, coincidió con otro inmenso mosaico con la palabra "Campeones" que ocupó las cabeceras y la zona de tribuna para felicitar al equipo por el vigésimo tercer título liguero conquistado desde el pasado domingo, en el Vicente Calderón frente al Atlético de Madrid.

Toda esta actividad previo al encuentro, hizo que el duelo entre Barcelona y el Deportivo La Coruña haya arrancado un poco más tarde de lo previsto.

Ya en el encuentro entre el campeón de la Liga de España y uno de los equipos que luchaban por el descenso, El Depor logró el milagro de visita para seguir en la Primera División de España, al empatar a dos frente a los culés.

Después de despedir a uno de los mitos blaugranas, el cuadro de La Coruña empató el partido en el minuto 75 gracias a un tanto de Salomao (2-2), que desató la alegría en el deportivismo, después de haber estado completamente sometidos al Barcelona, que llegó a dominar el tanteador por 2-0.

El Barça se encontró con un Deportivo triste, que daba por bueno el empate pero que ya en el minuto cuatro vio cómo se le desmontó el argumento que había hecho que los de Víctor Sánchez se echasen atrás para evitar que el rival los goleara.

Ni con el gol en contra el Depor despertó, al contrario, se agazapó aún más junto al área de Fabricio, para evitar una goleada y dar casi por perdida la categoría esperando que cayese una acción fortuita para dar la campanada.

Antes de que el milagro del Deportivo se consumase, el Barcelona fue el dueño del partido, con un dominio insultante del balón, moviéndolo a placer de lado a lado, buscando el espacio para hacer daño e impedir que el conjunto gallego armase ni un sólo contragolpe.

Al Barça le fue sumamente fácil controlar el partido, que marcó temprano en el encuentro gracias a la eficacia en una jugada donde Rafinha puso la pelota en la cabeza a Messi para inaugurar el tanteador. Nueve minutos después, le fue anulado un nuevo gol a Messi, cuando se encontraba en posición correcta.

Un Deportivo absorto, hundido y sin ideas se entregaba a un Barça que sin apretar mucho tuvo a su rival sometido todo el tiempo que quiso.

El Deportivo se estiró un poco en la segunda y las aproximaciones en el campo del Barça fueron más frecuentes. El partido parecía quedar sentenciado en el minuto 60, cuando en un contragolpe Neymar llegó hasta el punto de penalti y ante la salida de Fabricio le cedió el balón a Messi para que pusiera el segundo de los locales.

El Depor parecía entrar en la resignación de tener los dos pies en segunda, pero el tono bajo del Barça, que no se jugaba nada permitió que su rival sin nada que perder se dejase ir, y en el 67’, un centro del Borges acabó con el balón rebotado y en los pies de Lucas, que a la media vuelta marcó un golazo para poner el 2-1.

Fue entonces cuando el grupo de Víctor Sánchez creyó que algo bueno podía pasar si daba un paso al frente.

Fue en el 75, después de que en el minuto 70 Medunjanin envió un balón al travesaño, y de que Neymar y Xavi fallaran el tercero, que una falta en la frontal por una mano de Mathieu propició tres disparos seguidos, el último letal, en el que Salomao batió a la meta culé para poner el 2-2, haciendo estallar a la afición del Depor que hizo el viaje.

A partir de entonces, el Depor vivió una agonía, incluidos los cinco minutos de añadido, en los que sacó todo el repertorio que le quedó para perder todo el tiempo posible, y así quedarse en el Primera División, dentro de la despedida de uno de los últimos íconos del Barcelona, Xavi Hernández.

Fuente:Excelsior

deportes futbol Europa
  • Comentarios

0 Comments:

Scroll to Top